martes, 10 de abril de 2018

La vida em la mente es un sueño.




Satsang es una oportunidad de investigación de la naturaleza de la Conciencia, de la naturaleza de la experiencia, de la naturaleza del Ser. Después de todo, ¿qué es esa experiencia que ocurre aquí y ahora? ¿Qué es esa Conciencia apareciendo aquí y ahora? ¿Cuál es la Verdad de este momento?

Estamos en contacto con el mundo externo a través de los sentidos. De esta forma, nuestra percepción del mundo externo es una percepción sensorial. Esta experiencia del mundo es similar a la experiencia del sueño. Es muy interesante esta comparación, es perfectamente adecuada para este tipo de investigación. En el sueño, usted tiene un mundo semejante a ese, un cuerpo semejante a ese y usted tiene un contacto con el mundo externo, con objetos a través de los sentidos del mismo modo que usted tiene en ese momento, en ese estado que llamamos "estado de vigilia" .

Entonces, su experiencia de sueño es similar a su experiencia en el estado de vigilia. Aquí, hablo desde el punto de vista del sentido de conciencia y de la experiencia sensorial. En el sueño, usted puede oír, ver, sentir; toda experiencia sensorial está presente allí y aquí. De la misma forma que, durante el sueño, usted se ve como se fuera alguién experimentando, usted se ve aquí también, como experimentador experimentando. En el sueño, usted se separa de la experiencia exactamente como lo hace en ese momento, en el estado de vigilia.

Así, se lo preguntamos: ¿Cuál es la naturaleza de esa experiencia, cuál es la naturaleza de esa Consciencia que está presente en esos dos estados, exactamente de la misma forma? ¿Cuál es la naturaleza del Ser, cuál es la Naturaleza de su Ser? ¿Dónde está usted de verdad? ¿Qué es lo que le hace estar tan seguro de que ese estado de vigilia es más real que aquel estado de sueño? ¿En qué sentido él es más real?

Cuando usted sale del sueño y despierta por la mañana, usted ve que el sueño no era real. Pero, mientras el sueño sucedía, él era muy real y no había el estado de vigilia, solamente el estado de sueño. Así, ¿quién le asegura que usted está despierto en ese momento? ¿Quién le asegura que ese estado en el que usted se encuentra en ese momento es real, es el único y último estado de su Ser? El "único" no puede ser, porque usted sabe que el estado de sueño se presenta también como una experiencia en su vida, así como el sueño profundo. Por lo tanto, este no puede ser su último estado, así como no puede ser su estado verdadero de Ser, una vez que usted también tiene la experiencia del estado de soñar y de sueño profundo.

Está bien! Pero, ¿por qué empezamos hablando a usted de esse modo? Porque si usted no conoce su Estado Real y Verdadero, en cualquiera de estos tres estados – de vigilia, de soñar y de sueño profundo -, usted es siempre incompleto. Es incompleto porque estos estados no son reales, ellos son mutables, aparecen y desaparecen. El estado de dormir de manera profunda es reemplazado por el estado en el que hay sueño, que es sustituido por el estado de vigilia, que luego se sustituye por el estado de dormir profundo otra vez. Así, lo que estoy diciendo es que esos tres estados no son su Estado Real y Definitivo, su Estado Natural. Son simples estados experimentados por la mente.

Es la mente que experimenta el sueño profundo, en la ausencia del mundo y del experimentador; es la mente que experimenta el estado de vigilia, con la presencia de alguién experimentando, com la presencia de la experiencia, así como del sueño también. La mente es una constante en estas tres experiencias, en esos tres estados. En el sueño profundo, ella se hunde en lo desconocido; en el estado de vigilia y al soñar, ella sostiene lo conocido. Todos estos tres estados están sucediendo en su naturaleza real, en su naturaleza verdadera.

Estamos llamando a su naturaleza real de ser, conciencia, verdad, presencia, pero que no es parte de la vigilia, del acto de soñar y del sueño profundo. Estamos diciendo que el mundo no es real, que el cuerpo es parte del mundo, que el mundo y el cuerpo son parte de la mente y que la mente tampoco es real.

Le estoy conduciendo por un camino que Ramana llamaba "Autoinvestigación". Estamos investigando la Naturaleza del Ser, la Naturaleza de la Conciencia. Todo lo que puede usted relatar, contar, recordar... nada de eso es parte de tu Naturaleza Verdadera. Es sólo parte del sueño de la mente, parte de una de sus manifestaciones.

Cuando usted se despierta por la mañana, sabe que todo aquel mundo del sueño estaba dentro de la mente, formaba parte de la mente, de una ilusión personal, porque era un sueño personal. Observa que había muchas personas durante su sueño, pero ellas no estaban en un mundo común, sólo estaban en ese "su" mundo particular. Ahora, en el estado de vigilia, cree usted que está en un mundo común a todos, entonces, cree usted que las personas que ve en su "mundo, en el estado de vigilia, están en un mundo común. Sin embargo, eso es algo que pertenece al sueño. Su esposa, marido, hijos, su jefe, su empleado, sus negocios ... todos están sólo en el mundo privado y privado de este "yo".

Entonces, primero surge ese "yo" y después surge el mundo de ese "yo", que no es un mundo común a todos, porque no existe "todos". Primero usted aparece y entonces su mundo aparece ... Pero, usted es su mundo y su mundo es usted - no hay "muchos"! Siendo así, sólo existe la mente y no "muchas mentes". La mente es la base de esa ilusión, la ilusión del sueño de ese "yo".

 Cuando se confunde usted con el cuerpo, usted hace com que el mundo aparezca como algo separado de ese "cuerpo" que cree que es usted. En verdad, toda esa creencia es sólo la mente creando esa ilusión, creando ese juego. En la India, ellos llaman a esa ilusión de Maya. Al surgir ese "yo", surge el otro, a los objetos, a las personas y el mundo - esa es la dualidad, esa es la ilusión de la mente dual, eso es lo que sostiene la ilusión del sufrimiento. Yo le digo exactamente eso: "¡La ilusión del sufrimiento!" Y ahora usted sabe exactamente por qué. ¡No existe tal cosa llamada "sufrimiento"! Esto está en la ilusión de un experimentador separándose de la experiencia del dolor. Así, no hay ningún sufrimiento psicológico, porque no hay ninguna psique, no hay mente como siendo algo separado de esa experiencia, de lo que está sucediendo aquí y ahora.

El dolor físico es el dolor del propio cuerpo, no hay alguien en esa experiencia. Entonces, eso no es sufrimiento, es una experiencia neural, fisiológica. Lo que está sucediendo al cuerpo está sucediendo en el sueño, en una de las formas de manifestación de la mente, pero eso no es personal, no hay alguien para sufrir. El cuerpo puede estar frío, con hambre, con calor, con dolor, pero esa es una experiencia neurofisiológica, sensorial, absolutamente natural. ¡No hay nadie en eso! Entonces, es simple decir: "Nadie nace y nadie se muere ... Es sólo el cuerpo que parece surgir y parece desaparecer!".

Todo lo que busca usted es descubrir su Real Naturaleza. Este es el único deseo profundo que todos cargan dentro de sí mismos: el deseo de ir más allá del sufrimiento y, por lo tanto, el deseo de ir más allá del deseo. La naturaleza última del deseo es el final del deseo, es la felicidad. Es interesante decir aquí que la felicidad no es la "felicidad" de alguien, sino la felicidad de la felicidad, es Dios en busca de él; es la felicidad en el encuentro de ella misma; es el Ser en la búsqueda del Ser, en la búsqueda del propio Ser; la Conciencia asumiendo Conciencia. Esta es la naturaleza de Dios; esa es su Verdadera Naturaleza: Ser, Conciencia, Felicidad.

Este es su momento de realizar eso – es lo único que está usted aquí para realizar! En la India, el que asume su Real Identidad, su Real Naturaleza, es llamado Bhagavan ... Es un Jivamukti! Si usted no asume eso aquí y ahora, su vida permanecerá similar a la vida de la cucaracha, de la hormiga, del pájaro o de un árbol. Usted aparece en el escenario (con el llamado "nacimiento"), crece, trabaja, casa, reproduce, enferma, envejece y se muere - exactamente como sucede en la naturaleza. Tal vez sufra un poco más que una cucaracha, un pájaro o un árbol,  en razón de esa creencia fuerte en una entidad separada de la Existencia. No sabemos hasta qué punto esto en la naturaleza es claramente delineado, como sucede a los seres humanos.

Cuando usted realiza o constata su naturaleza verdadera de ser, conciencia, felicidad, usted está más allá de estos tres estados, del que hablamos hace poco. ¡Ese es su estado natural! Ramana llamaba ese estado de "Cuarto Estado", "Turya", el Estado del Ser, el Estado más allá de la ilusión de la separación. Entonces, no hay más la ilusión del experimentador en su experiencia y todo el sentido de egoidentidad - que sólo es posible en la mente dualista, en el sueño de la separación - se deshace. 

¡Esta bien, vamos a quedar por aquí! Hasta el próximo encuentro. 

Namaste! 

Marcos Gualberto

* Transcrito a partir de un encuentro online en la noche del 22 de noviembre de 2017 - 
*Encuentros todos los lunes, miércoles y viernes. ¡Descargue la aplicación Paltalk y participe! ¡Es libre!


jueves, 5 de abril de 2018

¿Qué es la iluminación?





Lo que llama usted de destino es sólo lo que está sucediendo, lo que ya há sucedido o sucederá al cuerpo. Esto ya está programado. Entonces, el día en que nació usted ya estaba marcado para la aparición de este cuerpo. El día de su muerte, de la desaparición de ese cuerpo, también ya está determinado, así como el día del sepultamiento. Todo lo que este cuerpo está decidido a pasar es lo que usted podría llamar destino. Esto es una cosa ... Otra cosa es el Despertar, que es la conciencia de que eso a lo que se llama destino es tan sólo un sueño asociado a ese mecanismo, a ese cuerpo-mente, a esa máquina. Entonces, son dos cosas distintas.

Si usted no despierta para su Real Naturaleza, usted vive esa así llamada "su vida" en la completa ignorancia sobre quién, de hecho, es usted, confundiéndose con el cuerpo y, naturalmente, siendo víctima del destino, porque el destino no está bajo su control. Usted no controla absolutamente nada! Todo esto sólo sucede como un fenómeno de la Conciencia, llamado de destino, pero no tiene usted en ello. Usted no hace el parpadeo de los ojos, la digestión de la comida, el latir del corazón  ... ¡No hay usted! De la misma forma, no hay usted naciendo, no lo hay muriendo y no hay usted pensando - el pensamiento sólo sucede también. Todo sólo sucede, y ese es el destino de la forma, del cuerpo-mente, de esa máquina. Si usted pasa toda la vida sólo en eso (que es lo que sucede con la gran mayoría), de la misma forma que usted nació (sin conciencia), usted también morirá.

Usted no sabe quién usted lo es, porque se confunde con el cuerpo y con la mente, con ese mecanismo, con los acontecimientos relativos a esa estructura y, por supuesto, usted sufre! Este sufrimiento es la consecuencia de la resistencia a ese movimiento de la vida, es el intento de cambiar lo que es, es el intento de cambiar lo que ya está escrito.

Alguien dijo: "¡Todos están destinados a esa Realización!". ¡Eso no es verdad! La Realización no es un destino; Ella está más allá del destino. El destino está en nacer, crecer, procrear, enfermar, envejecer y morir - ese es el destino de todos. La Realización es un "lujo" - vamos a ponerlo así. Eso es ser salvo de esa situación, lo que es algo raro en esa llamada humanidad. Además, la Realización no es un destino. Pero, por otro aspecto también ¡Eso ya es así! Usted no alcanza eso! La dificultad está en esta paradoja de la Verdad: usted ya es lo que es, y nunca va a dejar de serlo, sin embargo, si usted no toma conciencia de eso, usted es sólo un zombi, un muerto vivo que nace, crece, novia, casa , tiene hijo, se enferma, envejece y muere ... durmiendo! Muere sin la menor ciencia de la Felicidad de Ser, que es Pura Consciencia, en la que no hay identificación con el nacimiento y la muerte. Esto, en el lenguaje cristiano, sería la salvación en Cristo, la salvación en el Ser, la Conciencia, la Verdad en Dios. ¡Eso es la Realización de Dios y es un "lujo"!

Usted puede, necesita y nació para realizar esto, pero también puede seguir viviendo esa así llamada "su vida" de la misma forma y morir como todos, sin ninguna ciencia de quién es Dios. Saber quién es Dios es saber quién es, porque no hay Dios separado de lo que es usted, y eso es un "lujo".

Esto no tiene nada que ver con el destino, pero con ir más allá de él, además de ese movimiento de causa y efecto, además del llamado karma. En la Biblia también hay una expresión en ese sentido, cuando dice: "Lo que el hombre siembra, él también cosecha." - causa y efecto, el mismo principio del karma en India. Por todo lo que hace usted, respode usted. Esa es la idea del juicio final, del juicio. Quien pasa por el juicio final, quien pasa por el juicio, es quien se identifica con el cuerpo. Este pasa por el juicio, que es recibir las consecuencias de sus buenos o malos hábitos. Todo esto está en la dimensión del ego, en la dimensión de la ilusión, de ese sentido de identidad.

Lo que hace usted aquí es dejar ese "sentido del que hace algo"; usted se abandona en el Divino, que es el Ser. Entonces usted ya no está en esa posición de causa y efecto. El cuerpo continúa como un reloj, al que se le ha dado cuerda, y él va hasta cuando termine la cuerda, pero usted ya sabe que no es el cuerpo, ya sabe que lo que sucede al cuerpo no está sucediendo a usted, sabe que lo que sucede al mundo no es asunto suyo, sabe que no tiene padre, no tiene madre, no tiene hijo, no tiene marido, no tiene perro, no tiene gato, no tiene casa, no tiene cuenta bancaria, no tiene nombre, no tiene, ... no tiene, no tiene, no tiene ...

¡Usted no es nada de eso y no tiene nada de eso! Usted es puro Ser, pura Conciencia, pura Inteligencia, pura Libertad, pura Felicidad, pura Alegría! Un día, Cristo dijo: "Yo os doy mi Alegría, para que Ella esté en vosotros!". ¡No es la alegría que el mundo da! ¡Entonces, ustedes tienen mi Alegría! Ella permanece en vosotros y nada puede sacarla de vosotros. Esta es la Alegría de la Naturaleza de Dios, de la Naturaleza de la Conciencia, de la Naturaleza del Ser.

En India, ellos llaman esa Alegría de Ananda. Su Naturaleza Real es Ser, Conciencia y Felicidad. Por naturaleza, está usted aquí sólo para vivir eso! La conciencia no es un sueño. El sueño es inconsciencia, es ignorancia, es mente en proyección. Es difícil, en principio, aceptarlo que está soñando; que no hay esa "su vida", sino sólo un sueño sucediendo, el cual no es suyo, porque no hay usted ... Es sólo la mente soñando. En ese sueño, la mente está haciendo aparecer personajes, los cuales usted cree que están afuera, pero ellos están dentro de la propia mente. El primer personaje, que es el más atrevido, es el "yo". Cuando usted dice: "Yo" ... ¡Listo! Ya hace aparecer el otro, el mundo y todo lo demás.

Todo comienza en esta ilusión principal: "yo". No tiene "yo", sólo tiene la mente soñando. Entonces, cuando usted se despierta y ve esto, usted está libre del sueño, está libre del bien y del mal, de lo que es santo y de lo que es profano, del nacer y del morir, del diablo y de ese "Dios "que la mente concibe. Por lo tanto, está usted  fuera de la dualidad, fuera de esa ilusión, y eso es Iluminación, es la Realización de la Sanidad. Sanidad es vivir como pura Conciencia - ese es el estado del Santo. ¡El Santo está más allá del mundo! La palabra Santo significa completo, íntegro, total, sin enmiendas, sin rasurar, sin pedazos. ¡Esa es la Naturaleza de la Conciencia! No tiene nada que ver con el cuerpo y su destino. En cuanto termina la "cuerda", el cuerpo es descartado, pero su Naturaleza Real permanece.

O usted lo hace Ahora o no realiza. Es por eso que la Biblia dice: "Basta al hombre nacer una vez, después de eso viene el juicio!". Sólo tiene que resolver usted esto ahora! ¡Basta nacer una vez para resolverlo! Si usted no resuelve, viene el juicio, que, como acabo de hablar, es consecuencia de la identificación con la mente. Si no lo hace, el sueño continúa: usted va al cielo, al infierno, al purgatorio ... Algunos pueden ir a colonias espirituales, si lo prefieren, pero no hay nadie allí también! ¡Es el mismo sueño de aquí! Entonces, en ese sueño, puede estar usted en el cielo, porque se cree que murió. Esto va de acuerdo con la creencia de la mente, con el fondo de condicionamiento que cada uno trae. Que es como cambiar de casa: usted vivía en Fortaleza y fue a vivir en Gravatá ... ¿Cree que cambió algo, no es? ¡Pero no cambió nada! La mente carga sus proyecciones hacia dondequiera que ella vaya, y allí no está usted, porque usted está más allá de la mente, más allá del tiempo, más allá del espacio, además del nacer y del morir, además del cielo y del infierno, del purgatorio, etcétera

Esa Realización es la rendición del "yo", de ese falso "yo" que está muy "feliz" donde se encuentra. Él está en su mundo, dentro de lo conocido. Por eso, no va a quitarse a ese "hueso" fácilmente. En otras palabras: hay algo em usted que quiere esa Libertad, pero también hay algo ahí que no tiene nada que ver con esa Libertad, pero sólo con ese mundo. "Si alguien ama el mundo, el amor del Padre no está en él." Amar ese mundo significa amar lo conocido. Eso es más seguro, más seguro que ese salto en lo desconocido, que no sea nada ni nadie, no tener nombre, no tener más certeza y ni garantía de nada.

Despertar es una cuestión de toma de Conciencia, que es el reconocimiento de su Identidad Verdadera. Es necesario que el falso sea visto como falso. ¡Es básicamente eso! No es una construcción; es una deconstrucción de la ilusión. Entonces, cuando le hablo a usted: "Vamos a mirar ahora?", Y usted dice: "Quiero mirar a eso, pero es Navidad y no quiero mirar en la Navidad ... Voy a tomar vino ... hay la cuestión de mis parientes, también, y yo ya estoy toda programada! ". Entonces yo hablo: "Tiene la vuelta del año también ...", y usted responde: "¡No! A la vuelta del año tampoco da, porque hay más parientes para llegar. "Yo lo haré en enero o en el carnaval". Pero, de aquí hasta el carnaval va a suceder tanta cosa! Usted nunca sabe si todavía estará interesado en eso hasta el carnaval, porque usted va siendo absorbido por ese "yo", por todo lo que usted tiene como bueno, placentero y cierto.

Así, usted va a poner a Dios por último, o sea, el Amor del Padre no está en usted, el Amor Verdadero no está en usted, no está usted "quemándose" por eso. Cuando usted se quema de Verdad, usted no tiene nada más que hacer, sólo tiene esto, y eso es lo que determina el trabajo.

Yo conocí a un hombre que estaba "quemando" por eso. Él dejó todo a los 18 años. Querían casarle, pero él no lo aceptó. A los 18 años, se puso a los pies de Ramana, porque él estaba "quemándo" por eso ... Y él resolvió eso rápido: 40 años después! Annamalai Swami.

Sin esa Realización, usted sólo es una marioneta de la fatalidad. Es como si Dios tuviera un tablero y tú sólo fuera una pieza infinitamente sin importancia. El movimiento de esa pieza, que es usted, algo infinitamente sin importancia, es el movimiento de esa "mano" llamada destino. Sin Realización, usted es sólo una marioneta, una pieza en ese gran tablero. Con la Realización, usted es el dueño del tablero! Usted está viendo el juego todo y, lo mejor: usted se está divirtiendo con él, porque usted está viendo cómo son fantásticos, como son extraordinarios los grandes hechos del Señor, el absoluto Poder de la Verdad, la absoluta Soberanía de la Verdad, la absoluta y la absoluta, extraordinaria grandeza de la verdad. Quien no deja todo por eso, no saldrá de ese juego; quien no ignora completamente el movimiento del destino y toda su historia, no saldrá del tablero. ¡Permanecerá dentro!

Participante: Em India, a esto se llama rueda de Samsara! Usted no sale de allí mientras no se realiza.

Maestro: ¡Listo, eso es! La rueda de Samsara es el nombre del tablero. Por eso les dije que la Realización es un "lujo": ¡Ella sólo es para los fuertes! Y los fuertes son aquellos que se han vuelto una nada por amor a Dios, a la Verdad, a la Realidad. Por eso tiene que perderlo todo: para ganarlo todo; por eso tiene que morir: para inmortalizarse. Hay que descubrir que nunca nació, que eso tan sólo era un juego para esa inmortalización, para ese natural estado de ausencia de tiempo y de espacio. Esto es realizar el Cristo, es realizar el Buda, es realizar la Verdad de su Naturaleza Esencial. Entonces, sus ojos permanecen fijos en lo divino; están mirando hacia Él. Él es el más deseado, el único deseado, y entonces usted canta para Él!

Marcos Gualberto

*Trecho de un encuentro presencial en Fortaleza

lunes, 2 de abril de 2018

La Real Meditación.




En estos encuentros buscamos compartir con usted cuál es el real significado de lo que todos buscan, el significado real de la búsqueda de todos... de hecho, lo que estamos buscando es cuál es el verdadeiro significado de la felicidad.

Es muy habitual para la mente buscar a un significado para las cosas que ocurren o aportar un significado para eso. En consecuencia, la vida común, la vida humana, se ha mostrado muy complicada. La mente, al  buscar un significado para lo que sucede o darle un significado a lo que sucede, siempre lo hace dentro de su limitación. Básicamente, ahí está el sentido de la ilusión personal.

La Vida tiene una amplitud, extensión, o una representación que el intelecto jamás será capaz de definir; la mente no puede alcanzarlo. La vida nunca se mostrará a usted... No tiene usted como atrapar el significado de ella, pues ella siempre se va a quedar como algo desconocido. Por más que el pensamiento busque traducir, interpretar eso, y sentirse a gusto con esa ocupación, todo lo que la mente puede hacer, aquí, es crear una imaginación – ella va a falsear la Realidad!

Cuando usted viene a Satsang, cuando nos ponemos en esa posición, en la cual nos encontramos esa noche, tenemos la oportunidad de abrirnos al desconocido. Aunque jamás pueda usted capturar Eso, a pesar de jamás lograrlo de alguna manera capturar el significado de la Vida, el significado de la Verdad o el significado de la Felicidad, Eso es algo que se puede vivir. Conocer intelectualmente, explicar intelectualmente, traducir intelectualmente... ¡Jamás! Pero, el Misterio, la Verdad, el Desconocido, la Vida, la Felicidad se puede vivir.

¿Todos lo acompañan?

Entonces, cuando estamos en Satsang, le invitamos a ver esto, haciéndole una convocatoria para que mire usted de cerca a esa Realidad, a esa Realización, que es la Realización de su Naturaleza Verdadera, porque es usted la Vida. Pero, esto no es posible dentro de esa ilusión, del pensamiento común, de esa creencia de "ser alguien". El Despertar, la Iluminación, la Realización de Dios,  de la Verdad, es asumir lo que Es Usted, y lo que Es, en su Naturaleza Real, es la impersonalidad.

Estos "graves" problemas humanos (porque así es como los problemas son considerados) se asientan en esa ilusión, que es la ilusión de la egoidentidad. En ella no hay Verdad, Felicidad, Paz, Amor, ni la Inteligencia; en ella no hay el fin del sufrimiento. Todo esto es posible cuando esta ilusión se acaba, ya no está ahí. ¡Fue para eso que nació usted! Usted nació para descubrir la Verdad de Dios; nació para reconocer Que o Quién es Usted. El reconocimiento de ello es el fin de esta ilusión, la ilusión de ser una entidad separada de la Vida, del Todo, de la Verdad, de Dios, de la Felicidad, de la Inteligencia y de la Libertad.

 Estas palabras son profundamente desafiantes, porque ellas le desafían a parar de sufrir y eso representa, para la mente, un gran absurdo, algo inconcebible. ¡Es verdad! En la mente el fin del sufrimiento es imposible, porque en ella el fin de la ilusión, del sentido de separación, es imposible, sin embargo, ese es el desafío.

Ver la "mente" aquí significa "conocerla", o sea, ver lo que, de hecho, ella representa, que es tan sólo la imaginación. Es una gran cantidad de conceptos, de creencias, de pensamientos y de imágenes con las cuais usted se confunde,  mezcla, llena y así usted, aparentemente, se aparta de su Identidad Real, de lo que, en realidad, es Usted. Observen que estas palabras siempre le están diciendo algo muy básico y directo. No hay aqui ningun interés en darle rodeos. Queremos siempre ir directo al punto, a lo que, de hecho, nos interessa, y lo que nos interesa, aquí, es descubrir quién verdaderamente es usted, o Lo que es usted.

El Ser no es "alguien" que se descubre, entonces, no se trata de quién es Usted. El Ser es la Realidad Indefinible, Indescriptible, el Puro Desconocido. Entonces, no se trata de quien es "usted", pero de Lo qué es usted, Lo que verdaderamente Es.

Todos los que están a su alrededor representan, dentro del campo de la mente, una parte de esa creencia. Para usted, todos que lo rodean, desde el punto de vista de la mente, hacen parte de esa misma imaginación. Todos co-participan de esa misma creencia - es algo común a todos - y eso significa un obstáculo de gran consideración. En otras palabras: todos a su alrededor representan lo que usted cree ser; todos parecen "personas" y usted los ve así, como se ve a sí mismo. Ir más allá de todo es algo que requiere una entrega profunda, absoluta, sin reservas.

Es muy fácil llegar aquí y decirle: "Usted es Eso!". Será muy fácil después salir usted repitiendo. Pero, la repetición de eso, la afirmación verbal, intelectual de eso no es la Realidad; es sólo una creencia más. Entonces, se hace necesario un trabajo muy real en esa dirección y eso es lo que estamos proponiendo a ustedes en estos encuentros. Si pudiéramos lidiar con esto aquí por el Paltalk - en otras palabras, resolver esto aquí por el Paltalk -, sería genial, así como, a través de un discurso, de la lectura de algunos libros o viendo algunos videos. Sin embargo, con pesar, les informo a ustedes que eso no es posible.

Yo estaría muy feliz si todos los que entran en esa sala despertasen tan sólo con algunos encuentros, aquí. Sin embargo, ese Despertar no sucede de esa forma. Él tiene un modo de suceder y no tenemos cómo conocer a un camino secreto para indicarlo a ustedes. Confieso que si yo conociera un camino secreto indicaría ese camino para ustedes. El Cielo es algo muy deseable - todos quieren ir al Cielo. Entonces, si yo conociera a una puerta secreta, yo incluso intentaría ayudar a todos los que están en esa sala, para que ustedes pasen por esa puerta y lleguen al Cielo muy pronto.

Realización no es como ustedes están leyendo en los libros, en las páginas de Facebook o viendo videos en Youtube. La Realización es el Estado de Buda, es el Estado de Cristo, es el Estado de Ramana Maharshi, de Jiddu Krishnamurti, de Anandamayi Ma. Realización es usted en su Estado Natural, pero ese Estado es el fin de ese "usted", como usted se ve en ese contexto social, en este preciso momento.

Algunos están prescribiendo prácticas espirituales de diversos tipos y una de las más comunes, en los tiempos actuales, es la famosa práctica de la meditación. Necesito decirle: la práctica de la meditación no va a resolver eso. La práctica de la meditación puede, en principio, hacerle percibir que usted no es el cuerpo, la mente, el pensamiento y, por lo tanto, no es una entidad separada del mundo. Sin embargo, la meditación como práctica apenas le da destellos de eso. La Meditación, que se define como la Pura y la Directa Realización, no es una práctica; es usted asentado en su Estado Natural! Esto requiere la autoanulación - la anulación de ese falso "yo" - de forma total, completa y radical.

En Satsang, nosotros nos hemos ocupado de esta Real Meditación, sobre todo en encuentros presenciales. La Real Meditación es el final de la identificación con la ilusión de un experimentador, aquí y ahora. No se trata de una práctica - media hora, una hora al día, media hora por la mañana, media hora por la tarde o media hora por la noche. ¡Nada de eso! Es necesaria la entrega de todo el miedo, de toda elección, decisión, voluntad, creencia. Entonces, descubrimos la Real Meditación, que ya no es una práctica, ya no es una "portezuela secreta" o un camino "rápido" y "seguro".

En realidad, la Realización es una aventura más allá del conocido, que implica el fin de todo lo que conoce la mente. Ella creará innumerables estrategias, diferentes maneras de escapar de eso, va a disimularse de varias maneras, irá, incluso, espiritualizarse. Es capaz, también, de "iluminarse". De esa forma, uno pronto se convierte en una “persona” "iluminada", pero eso no significa, aún, la Verdad del fin del miedo, del sentido de separación y de toda esa ilusión - ella todavía sigue allí. La mente puede estar sublimada, haberse quedado muy sutil, pero ella continúa  allí.

¿Usted lo acompaña? ¿Puede usted oírme? ¿No está escandalizado, ni enojado conmigo entonces?

Hoy en día, se habla mucho de un "despertar" colectivo de la humanidad. ¡ Yo no lo veo así! A mi modo de ver, la humanidad es lo que siempre ha sido y ella será lo que es hoy. La Iluminación no es una cuestión para el colectivo. No se puede hablar de esta Realización como se ocuriera un movimiento em masa; ¡eso es más una fantasía! La Realización de Dios, la Realización de la Verdad es para usted, aquí y ahora, y no para la humanidad; es para usted, que está siendo llamado por esta Gracia, por esta Presencia, por esta Verdad, porque está en su momento. Este no es el momento de la humanidad, es su momento; no es el momento de la masa humana, es su momento.

 Creemos muy agradable esta idea de un despertar colectivo de la humanidad, porque es algo muy "romántico" y "animador", es una visión muy entusiasta de la vida, de que "todos están despertando". ¡Eso no es verdad! Usted está en ese proceso de Despertar ... ¡La humanidad no! El Despertar es para el fin de la ilusión del individuo y no para el fin de la ilusión de la conciencia humana, de la conciencia de la humanidad. Usted que está delante de lo que hablo, ante ese encuentro, en ese momento, ese es su momento! No imagine el colectivo en eso, porque no hay colectivo en eso. Usted está solo para Despertar, para reconocer Lo que Es, la verdad sobre sí mismo, sobre sí misma.

¿Alguna pregunta?

¡Bien, gente! Ya está. Valió la pena el encuentro. Espero a todos ustedes presencialmente. 

Namaste.

Marcos Gualberto

*Transcrito como parte de un discurso de un encuentro online ocurrido en la noche del 20 de diciembre de 2017. 

*Encuentros online todos los lunes, miércoles y viernes a las 22h - Para participar baje el App Paltalk en su computadora o dispositivo móvil (smartphone o tablet).



miércoles, 28 de marzo de 2018

Una acción de Dios.



Satsang es un gran momento para estarmos juntos. Satsang significa estar en buena compañía, que es estar en la compañía de esa Conciencia, de esa Gracia, en la compañía del Satguru. Por lo tanto, es estar frente a esa Gracia, a esa Presencia.

¿Usted lo entiende?

Así, no se trata de las palabras, sino de la propia Presencia. Usted no está aquí por las palabras, sino por lo que sucede cuando estamos juntos. Cuando va usted a un profesor, va usted a aprender algo. Cuando se dirige usted a un Maestro vivo, va a entrar en contacto con lo que realmente importa: su Estado Natural de Meditación, de pura Conciencia; porque no hay separación entre el Gurú interno y el Guru externo.

La mente no puede investigar a la mente, en ella misma. Esta misma Consciencia es una sola Conciencia, así como la realidad de Dios. En la mente, Dios es sólo un concepto, un pensamiento, una creencia. Pero, Dios es real en su Ser, no como una creencia (ella es solamente una imaginación). Dios es real como Conciencia. Dios es real, el Gurú es real, su Ser es real. Cuando hay um trabajo sucediendo allí, el Gurú es real.

Este es nuestro encuentro.

Puede que la mente se crea en su habilidad de activar esto, pero también es sólo una creencia, otra imaginación. El Despertar, esa autorrealización, es totalmente una acción de la Gracia, de la Conciencia, del Gurú. En la India, esto queda muy claro – es el Gurú quien le da ese Despertar; es una acción de Dios.

Este es un momento de Silencio, de Presencia; es un momento de Dios en su vida. Eso es Meditación. Este es un momento maravilloso.

Hoy en día hay un mensaje Neoadvaita por ahí, que dice que usted no necesita un Gurú; que usted "ya es el gurú". Pero, en las publicaciones, usted ve que todos aquellos que tratan de eso, de una forma directa y real, comparten lo mismo, en la llamada Advaita. Todos ellos hablan de la importancia del Gurú, hablan en orar al Gurú, cantar para el Gurú, como hacían Ramana, Nisargadatta y muchos otros.

Es ese Gurú interno que es despertado por el Gurú externo. Hay sólo uno en esa sala. Hay solamente un Gurú interno en esa sala, y ese único es usted - el real Gurú; sólo en ese sentido que es el Gurú.

[Silencio]... ¡Sienta esa Presencia! ¿Lo perciben? ¿Sienten eso? Eso es algo del Corazón, no de la cabeza.

En la mente, hay dificultad en aceptar algo muy simple: existe solamente Uno, que es esa Conciencia, esa Presencia. No importa si eso está en la forma de Marcos Gualberto, o Ramana Mahashi o Buda, o otro.

La rendición es el abandono de esa ilusión, que es la ilusión de ese falso "yo". El "yo" con sus juicios y creencias. La creencia más complicada es la de que usted es una "persona" oyendo una otra "persona" hablando por el Paltalk. Si usted ya está fuera de la creencia de ese falso "yo", no necesita más la creencia en el Gurú, también. Mientras usted se ve a sí mismo como una "persona", también verá el Satguru de esa manera.

Hay una realidad presente, y ella se revela a sí misma como discípulo y Maestro. Todo es una aparición de esa Presencia, de esa Consciencia, o sea, el cuerpo, la mente y el mundo, todos aparecen en esa Conciencia, la cual es usted en su Ser. Hay todos los objetos, pero ellos sólo son apariciones, que aparecen en la Conciencia, que es la Realidad de todo eso. Incluso esa creencia de la "persona", es una aparición en esa Conciencia, así como cualquier otra creencia y otro pensamiento. Iluminación es el fin de esa ilusión - la ilusión de algo separado de esa Realidad, de la Verdad, de esa Presencia. La única Realidad es esa Conciencia.

Este "yo" y el "mí" sólo son creencias, pensamientos, objetos en esa Conciencia. La Consciencia es lo que permanece sola; es lo que permanece siempre, sin ningún objeto, sin nada separado de ella. Este es el fin de la dualidad, de la separación. Vean cuán valioso es todo esto, cuán precioso es la constatación de la Verdad sobre quién es usted, lo que es usted. Allí está la suprema Verdad, la suprema Felicidad.

Entonces, cuando está usted en esa sala, no está para aprender una lección. Cada encuentro, en esa sala, es el encuentro con su Ser, con la Presencia, con esa Realidad que Es Usted. He estado buscando hacer mi Presencia disponible para aquellos que, de hecho, están profundamente interesados en eso. Esa mi Presencia es el Ser.

¡Bien! ¡Podemos quedarnos por aquí!

Marcos Gualberto

* Transcrito a partir de un encuentro online en la noche del 10 de enero de 2018.

*Encuentros todos los lunes, miércoles y viernes a las 22h - para participar es sólo descargar el App Paltalk.



miércoles, 21 de marzo de 2018

Se hace necesario el amor por la Verdade!



Estamos juntos em un verdadero interés por la Verdad. Si el compromiso es honesto y verdadero, lo debe ser por el pleno quedarse en ese Estado natural. Todo lo que se conoce en la mente es ansiedad, neurosis, depresión, y todo eso es fruto del miedo. En la mente, no vive usted en su estado natural. Esto explica toda esta incomodidad que usted siente y esa constante búsqueda por algo fuera de esa condición, resultado del estado común de la mente, con sus pensamientos, sentimientos, emociones, y sus corrientes atividades; lo que no es su estado natural.

Usted ya vive, desde hace mucho tiempo, atado a ese modelo de condicionamiento de la mente, que es la pura identificación con hábitos mentales. Resultado de ello, que en sus relaciones con personas, lugares, situaciones, usted nunca consigue expresar a su Ser. Esa no expresión del Ser, es lo que llamamos expresión de la egoidentidad. Hay en ti esa Presencia eterna, que, en nuestras palabras, llamamos de Conciencia, cuya naturaleza es Paz y Felicidad. Sin embargo, estos viejos hábitos de pensar y sentir, esas actividades de la mente, no tienen relación directa con eso, porque las actividades están relacionadas a los objetos. Todo lo que la mente conoce es lo que ella misma nombra. Así, queda muy claro que todo esto es parte de ella.

Toda experiencia que usted tiene desde el cuerpo, a través de los sentidos, y desde la mente, a través de pensamientos, emociones, percepciones, todo esto es parte de la mente misma. Gran parte de las actividades de la mente, en las sensaciones, dependen del cuerpo, a través de los sentidos. Pero, una gran parte de esas experiencias o actividades de la mente suceden al margen de las sensaciones, de los sentidos. Esta gran parte ocurre en ese campo creado por el pensamiento - un campo y un espacio imaginario. El pasado, el presente y el futuro están en ese espacio imaginario que la mente crea. Al conjunto de la obra lo hemos llamamos "persona", "yo", "mi".

Nuestra insistencia se mantiene siempre la misma aquí, em Satsang: ¡usted no es real! Entonces, ese conjunto de la obra es una creación imaginaria, un acontecimiento misterioso; es, en realidad, un gran juego divino. Por eso, es muy importante su interés por la Verdad, un deseo profundo y sincero para dejar esa imaginación, y eso es lo que estamos haciendo en Satsang.

Importa decir también que el empleo de la palabra es siempre limitado. En una hora le diré que es necesario un gran esfuerzo en esa dirección, en otra hora que ningún esfuerzo se hace necesario. Es un gran esfuerzo, pero no lo es realmente un esfuerzo, porque no se trata de recuperar una experiencia que usted ha perdido. Para recuperar una experiencia que usted ha perdido, un gran esfuerzo se hace necesario. Como aquí no se trata de una experiencia, sino exactamente del final de todas las experiencias, eso no es un esfuerzo; es sólo un reconocimiento. Ahora, nos encontramos ante a la paradoja de ese discurso.

Un reconocimiento no requiere ningún esfuerzo; todo lo que se hace necesario es la entrega de esa imaginación, de ese falso "yo", de la creencia en esa entidad separada. Sin embargo, esa es la rendición de viejos y antiguos hábitos muy arraigados. Después
de cinco minutos de habla, ante un buen cerebro, de una persona relativamente equilibrada psicológicamente, la comprensión de todo esto sucede. Entonces, la comprensión de la necesidad de esa entrega es algo muy simple. Sin embargo, esa entrega en sí, en razón de hábitos arraigados y de ese modelo muy bien estructurado a lo largo de miles y miles de años - significando que la propia estructura física, biológica, está profundamente condicionada, se ha convertido en un trabajo nada fácil.

Estamos ante algo simple, sin ningún esfuerzo, pero ante algo nada fácil, que requiere una gran dedicación, entrega y rendición; lo que puede tardar algunos minutos para algunos, como lo hemos visto relatado en la historia humana, o puede tomar algunas horas, meses, años, o una vida entera, para otros. Sin embargo, todos los que se aplican, de verdad, en ese profundo y real interés de establecerse en su estado natural, lo están, absolutamente todos, en el lucro. Eso porque la gran mayoría de la gente vive sus años, que ya no son muchos, sin siquiera sospechar que están durmiendo, que no están viviendo en su Estado Verdadero de Ser, que ellos no son quienes creen ser; quienes ellos verdaderamente lo son, ellos ni de lejos están a sospecharlo.

Entonces, eso no es realmente un esfuerzo, sino una rendición amorosa de todos los viejos y antiguos hábitos de sentir, actuar, pensar; de relacionarse, con el propio cuerpo, con el propio movimiento interno llamado "mente", con los objetos externos, con las personas de su círculo más cercano y más distante. De este modo, resulta de esa entrega real de ese falso "yo", de esa forma de pensar y sentir, ser posible ir más allá de esa ilusión. Eso es algo que se está poniendo muy, muy conocido. Está habiendo, en ese momento de la historia humana, una gran diseminación de esa posibilidad; poco a poco, todos están oyendo hablar de eso. Es importante decir, también, que ese no es un tema como los demás, de conocimiento técnico, porque eso no es algo que se aprende. Entonces, todo lo que hay son indicaciones, solamente.

Cuando mira una brújula, usted ve en ella un puntero, una flecha, siempre apuntando hacia el Norte; todas las indicaciones son así. Usted puede pasar toda la vida mirando a una brújula, sin saber decir a todos donde está el Norte; usted no está allí, todavía. Entonces, usted puede adquirir mucho conocimiento sobre esto. Las embarcaciones en los siglos pasados se orientaban por las estrellas, y luego surgió la brújula; todas las brújulas antiguas, también, apuntaban hacia el mismo Norte. Hoy en día, este instrumento todavía está en uso; son brújulas modernas, pero siguen apuntando hacia el Norte.

Entonces, es posible que usted, hoy, esté teniendo acceso a un conocimiento mucho más bien elaborado, en un lenguaje muy accesible, porque hay muchos profesores dispersos por todas partes y así hay muchas "brújulas", todas apuntando hacia el "Norte" ; hay brújulas antiguas y brújulas modernas. Si usted está muy interesado en "brújulas", estará interesado en el instrumento que indica el "Norte". Así, usted puede quedarse atado al conocimiento o a una técnica que le agrade, o a un profesor espiritual - usted va a estar agarrado a la "brújula".

¿Comprendes eso? ¿Queda claro eso?

Lo que estoy diciendo es: vaya más allá del conocimiento, además de la indicación. Entonces, es posible estar en el "Norte", aquí y ahora. Quiero repetirlo: no se trata de una experiencia a ser alcanzada, sino de esa constatación de que usted no es el cuerpo, ni la mente. Lo que estamos dando en estos encuentros, es una muestra de lo que significa el "Norte", no el "puntero de la brújula" para que usted se vea mirando hacia ella. La Verdad es algo que se revela de modo experimental, aquí y ahora; es, en realidad, el experimental de lo que es. Usted no puede quedarse ahí, en su falso "yo", porque así no habrá espacio para esa Realidad.

¿De acuerdo? Podemos quedarnos aquí.

Hasta el próximo encuentro. Namaste.

Marcos Gualberto


* Publicado originalmente en portugués el 5 de febrero 2018.

* Traducido a partir de un encuentro online ocorrido en la noche del día 27 de noviembre de 2017.

Encuentros por la red todos los lunes, miércoles y viernes a las 22h (horario de Brasilia).

¡Descargue el App Paltalk y participe!

Compartir