martes, 27 de septiembre de 2016

La alegría en Dios



La alegría es el signo clásico de la libertad! Sin embargo, la alegría no es vivir siempre sonriendo. La alegría real se queda en silencio. Transmite la presencia, pero no dice nada. Ella dice, "Estoy aquí", pero no hace ningún esfuerzo. Es bien invisible, pero dice: "Estoy aquí, si me puede ver, está bien! Si no puede ver a mí, eso también está bien! "Algunos pueden verla, muchos otros no lo pueden. La gran mayoría no puede, no tiene ojos para ver.
La gente está confundida con la falsa alegría - esa sonrisa de la alegría, la alegría del espectáculo, de la apariencia, del poder ... Esta falsa alegría es la de querer demostrar a todos a su alrededor que usted es feliz. Es por eso que la gente, al viajar, hace fotos: para decirles a otros que son más felices que ellos, que tienen más libertad que ellos, que tienen más dinero que ellos, y disfrutan más de la vida que ellos. Eso es ostentación... pura vanidad! es algo de la mente egóica, de la mente estúpida...
Pero, la verdadera alegría es esa aquí: la alegría de Ser que es alegria sin conflicto, sin sufrimiento, sin buscar más de lo que se presenta en el momento, con el corazón agradecido, con una sonrisa en los labios o no (no importa). Esta alegria dice: "Estoy aquí", pero no es para todo el mundo, no es para que le vean. Esta alegría no es exhibicionista, no desea  humillar a nadie, no se dar  importancia a si misma, no es presumida. Esta es la alegría de Dios y, como todo lo que Dios hace, es simple y sencillo, pero de gran belleza para los que tienen ojos para ver! La mente es ciega, el ego es ciego, no puede ver nada. Así que él se deleita en hacer tristes a los demás, mostrandóse más feliz que los otros - pura vanidad, idiotez pura. Sin embargo, uno que esté interesado en la vida como ella és, ya no está preocupado por ser alguien para  los demás. Su alegría está en silencio, es ahora, no necesita nada desde el exterior, es un desborde... Sólo la mente sabe lo que es la alegría eufórica, exhibicionista, egotista...


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Compartir